Ir a inicio de: Elementos

Buscar en Elementos:

Elementos No. 88, Vol. 19, Octubre-Diciembre, 2012, Página 63

C
artas

C
arta abierta al ingeniero Roberto Hidalgo Presidente de MILSET


Descargar versión PDF


Estimado Roberto Hidalgo:

Antes que nada recibe un saludo de quien te escribe esta carta. Soy Tania, la niña de experimentos de Física que acudía a la pandilla científica en los talleres de Ciencia Joven desde el 2001, durante la época en que tú fungías como coordinador de uno de esos talleres. La última vez que coincidimos fue cuando solicitaste apoyo de mi persona y de otros amigos, todos miembros de Ciencia Joven, para organizar una feria de ciencias en el 2003, “Expo ciencias UPAEP”, y la ESI AMLAT de Veracruz en el 2006, dado que Ciencia Joven A.C. ya tenía experiencia organizando dichos eventos.
    Me he enterado, por una notificación llegada a mi correo, de que la Asociación Ciencia Joven México ha sido expulsada de MILSET, un movimiento de ciencia que tú presides desde hace algunos años. Esta expulsión me sorprende, como me sorprenden los motivos que argumentas, por ejemplo: “Ciencia Joven realiza acciones que comprometen la credibilidad y prestigio de 
MILSET”, acusando a dicha asociación de constantes intromisiones en sus actividades, de no tener ningún elemento para certificar la calidad de los proyectos avalados por o procedentes de Ciencia Joven, ni reconocer los procesos por los cuales han sido seleccionados, además de que en sus convocatorias en ningún momento menciona a MILSET ni le dan el crédito que merece, motivos por los cuales decides dar de baja a Ciencia Joven para “resolver este problema”.
    Debo decir que durante el tiempo que tuve la oportunidad de participar como alumna en los talleres de Ciencia Joven, nunca me fue solicitado dinero de ninguna forma, ni tampoco observé ni recibí alguna falta de respeto por algún miembro de esta asociación. Por el contrario, encontré un espacio de motivación, creatividad y competencia, un ambiente que sin duda fue clave en mi educación y desarrollo.
    Tengo por 
MILSET un gran aprecio, por sus expociencias internacionales, por sus talleres en los que tuve la oportunidad participar, y que en México se realizaban desde los años noventa en las instalaciones de Ciencia Joven México. Sin embargo, dados los últimos acontecimientos, MILSET me hace dudar seriamente sobre su misión y objetivos. La expulsión de una de sus asociaciones más colaboradoras y miembro fundador de este movimiento privará a muchos jóvenes interesados en involucrarse en este tipo de asociaciones de las posibilidades de crecimiento personal que brindaba el trabajo de Ciencia Joven, como ha quedado demostrado por muchos casos de éxito y de buenas prácticas.
    Tengo entendido que Ciencia Joven no ofrece eventos tan vistosos como los que tú tienes la oportunidad de organizar. Sin embargo, a pesar de ser una asociación civil modesta, de ella hemos salido varios premios nacionales de Ciencia y Tecnología, becados y estudiantes de excelencia en universidades e instituciones como UNAM, IPN, BUAP, ITAM, UDLAP, ITESM, e incluso la 
UPAEP; Premios Nacionales de la Juventud, líderes sociales, estudiantes de postgrado e investigadores de centros como los de la UNAM, CINVESTAV, Max Planck Institute, Texas Tech University, INTEL; de Ciencia Joven hemos surgido también varios de quienes fungimos actualmente como asesores o consejeros de diversas instancias del Gobierno Federal en materia de Educación, Ambiente o Juventud.
    Estimado Roberto Hidalgo, con esta acción 
MILSET pierde un valioso grupo de trabajo (un grupo que por cierto contribuyó a la fundación de la propia MILSET) que ha sido reconocido por diversas organizaciones y organismos nacionales e internacionales, y que es considerado como “una de las 150 organizaciones no gubernamentales a nivel internacional que más impacto tienen entre la juventud”. Es por ello que te solicito de la forma más atenta que reconsideres tu decisión, dado a que los logros, reconocimientos y triunfos obtenidos a lo largo de más de 16 años por la asociación Ciencia Joven hablan por sí solos.
    Sin más por el momento me despido reiterando mis deseos de que te encuentres bien, y de que los proyectos que realizas en la universidad en la que laboras tengan éxito. Un saludo.

Tania Flores Papaqui





Carta a la Redacción de Elementos

Descargar versión PDF


Ilustre doctor Soto:

¿A quién se le ocurrió publicar, en el número 87 de Elementos, ese artículo de los 7 billones con tal título? Quienes estamos educados en el sistema métrico y nos resistimos al colonialismo mental, sabemos que se trata de 7 mil millones de habitantes; nosotros sí sabemos contar, los tontos son ellos, los anglosajones y sus títeres. Vea usted y cuente los ceros:

    106 = 1 millón para nosotros y también para ellos.

    109 = 1 mil  millones para nosotros, pero ellos a eso ya le llaman 1 billón.

    1012 = 1 billón para nosotros, ¡y ellos creen que eso ya es un trillón!

    Pobres anglos, solo saben contar las potencias numéricas de 3 en 3, y pobre Elementos si no lo aclara, sería una metidota de pata.

Atentamente
Autor Anónimo
 

PS. Esta carta la escribo desde el correo-e del autodenominado doctor Aguilar, a quien suelo hackear con cierta regularidad. El doctor de marras es un pusilánime que jamás escribiría una carta en estos términos, yo me hago responsable de ello. En cierto modo lo protejo porque al menos tuvo la gentileza de no plagiar mi autoría de los Bicéfalos tunicados, que ya leí publicado gracias a que ese torturador químico suele compartir con nosotros sus únicas lecturas: El Chamuco y 
Elementos, fuera de eso no lee ni La Jornada.




Ir a inicio de Elementos
Ir al catálogo de portadas