Ir a inicio de: Elementos

Buscar en Elementos:

Elementos No. 74, Vol. 16, Abril - Junio, 2009, Página 64
Libros

                 Descargar versión PDF



Electricidad
Ray Robinson
Sexto Piso y Dirección de Literatura-UNAM, 2008

No soy epiléptica, tengo epilepsia. Esta aseveración, pronunciada con la furia eléctrica que habita en Lily, la protagonista de este libro, es una de las múltiples puertas de entrada a una historia, jamás mejor dicho, deslumbrante. Una novela donde la enfermedad es presente cotidiano, la búsqueda convierte al pasado en futuro inmediato y las relaciones humanas se enfrentan a su condición determinante: la ruptura constante y repetida que antecede a la reconstrucción.
Aunque se ha dicho hasta el cansancio que leer es habitar un espacio diferente, encontrar un libro que encierra al lector en los acontecimientos narrados es tan extraño como doloroso, más cuando se trata de vivir una enfermedad que no nos ha sido destinada, padecer la urgencia de una investigación que de testigos nos convierte en cómplices, experimentar la dualidad amor-odio que gobierna las relaciones de Lily con los otros, pasear por un Londres que se come a sí mismo y a sus habitantes, deambular por los pasillos de hospitales que parecen cementerios. Ray Robinson, en su primera novela, ha logrado lo que tantos escritores buscan durante toda su vida: entregar a sus lectores una experiencia sinestésica, una historia absoluta. Hacernos sentir las descargas de energía que recorren la piel en un ataque, inmovilizarnos los brazos y las piernas, descontrolar el castañeo de nuestros dientes, deslumbrarnos con la luz blanca y destellante que lo gobierna todo mientras la electricidad toma posesión de nuestros cuerpos.
Esta escritura es tan vívida y poderosa que en verdad “grita BUU en tu alma” (¡me encanta esa frase!). Al canalizar la voz de su epiléptica ángel-demonio, la inolvidable Lily O’Connor, Ray Robinson ha escrito una novela que ruge contra la vida con tanto vigor que se convierte en una especie de radiante y dulce trascendencia. ¿Cómo logra esto Ray Robinson?, siendo una de las plumas jóvenes más talentosa, audaz y fresca.




Lafragua. Un viaje al interior de la biblioteca
Hugo Diego
Ed. Educación y Cultura y Universidad Autónoma de Puebla, 2008.

He usado la palabra paseo para hablar de mis visitas a la biblioteca. Pienso que es la palabra justa. Josep, célebre paseante, decía que le gustaba recorrer el mundo, llegar a una ciudad desconocida, dirigirse al hotel, tomar un baño, vestirse y salir a la calle al azar, a curiosear. Y curioseando es como he encontrado libros importantes en mi vida como lector. Así di con las cartas edificantes y curiosas escritas en el siglo xviii por los ministerios jesuitas y con el espectáculo de la naturaleza del abad Pluche. Para una académico, estos libros forman parte de la historia de la ciencia y la etnografía; para mí, son libros de literatura. Reconozco que contiene parrafadas que no disfruto del todo, aquellas que son presa de cierta retórica eclesiástica que me dice poco, pero al final advierto el templado azar que me permite encontrar el eco de Séneca o Marco Aurelio en un autor que escribió hace más de doscientos años y cuyos libros intonsos aún esperan un lector. También me he topado con libros fantasmas. Me explico: curioseando por la biblioteca llegué a encontrar párrafos o páginas que atrapaban mi atención. Y al día siguiente, cuando busqué en el lugar que estaba seguro había dejado el libro, no lo volví a encontrar. O encontraba el libro y no la página. O encontraba la página y no el párrafo. Líneas que se perdían y que nunca más volvería leer. Algunas veces anotaba en un pequeño cuaderno rojo el titulo del libro y su ubicación, otras ocasiones anotaba las frases que me emplazaba. Tenerla escrita en mi cuaderno era la prueba de que el libro no era un fantasma. Sí existía. Pero en muchas ocasiones, incluso así, el libro se escondía. Alguna tarde encontré un libro salpicado de anécdotas propio de una pluma sagaz. Precipitadamente copié lo siguiente: “y se repitió el casico curioso de aquella púdica, que sorprendida de repente por su galán, en la postura de cierta natural evacuación, queriendo afectar que estaba sentada, se sentó deveras, y muy de plano sobre la mala cosa: el mozuelo, que era bellaco, y algo arriscado de narices, conoció al punto el engaño, y asiéndola blandamente del brazo, la levantó, diciéndole con ternura picaresca:

¿Para qué encubrir la cosi-cosa,
Sí así te ensucias más, querida Rosa?”



Ir a inicio de: Elementos
Ir al catálogo de portadas