Ir a inicio de: Elementos

Buscar en Elementos:

Elementos No. 60, Vol. 12, Octubre - Diciembre , 2005, Página 62
Libros

Descargar versión PDF




ACID DREAMS. THE COMPLETE SOCIAL HISTORY OF LSD: THE CIA, THE SIXTIES, AND BEYOND
MARTIN A. LEE, BRUCE SHLAIN
Grove Press, New York, 2003


Sueños ácidos. La historia social completa del LSD, la CIA, los años 60 y más allá es la historia social completa del LSD y de la contracultura que ayudó a definir en los sesentas. La investigación exhaustiva y el asombroso relato de Martin A. Lee y Bruce Shlain –parte de él sustentado en archivos secretos gubernamentales– cuentan cómo la CIA se obsesionó con el LSD como si se tratase de una arma para el espionaje durante los comienzos de los años cincuenta y cómo llevó a cabo un programa de investigación masivo encubierto, en el cual utilizó a innumerables ciudadanos inocentes como conejillos de indias. Aunque la CIA pretendía monopolizar la droga, no pudo evitar que finalmente su consumo se popularizara; el LSD tuvo un impacto profundo en la cultura popular y contribuyó a propiciar los disturbios políticos y sociales que transformaron el rostro de Norteamérica. Al describir desde las operaciones clandestinas del gobierno hasta las correrías de Timothy Leary, Abbie Hoffman, Ken Kesey y Los alegres bromistas, Allen Ginsberg, y muchos otros, Sueños ácidos ofrece una narración importante y entretenida que va directo al corazón de un período turbulento de la historia norteamericana.






EL SIGLO DE LAS DROGAS. EL NARCOTRÁFICO, DEL PORFIRIATO AL NUEVO MILENIO
LUIS ASTORGA
Plaza & Janés, México, 2005


La pertinencia de este libro no puede ser mayor: los temas del narcotráfico y las adicciones se encuentran en todos lados. Abundan sus menciones en la prensa: las disputas y ejecuciones entre miembros de la mafia, la situación de nuestras cárceles, la contratación de sicarios por parte de ciertos grupos, la reestructuración de los territorios de venta de droga en México y sus distintas categorías, como drogas naturales o sintéticas. Los políticos cada vez insisten más en que el tema amenaza la seguridad nacional, aunque a muchos de ellos les conviene su venta. Los institutos contra las adicciones no pueden hacer mucho más, por falta de recursos. Ante esto, el ciudadano común y corriente no tiene información de primera mano sobre la realidad del problema, sólo encuentra desinformación y prejuicios en un periodismo a veces irresponsable; y de los políticos sólo recibe datos tergiversados para sus propios intereses.
Por estos motivos “la guerra contra las drogas es una guerra interminable”, dice el autor. En parte, porque narcotráfico y poder político están estrechamente unidos, pero también porque la concepción que se tiene del fenómeno de su venta y consumo varía de acuerdo a la época donde se ubica. Nuestra visión de las drogas cambia al mismo tiempo que nuestra realidad. Luis Astorga presenta un breve panorama histórico que va desde el Porfiriato hasta la actualidad sobre el tema del consumo, tráfico y venta de estupefacientes.






YERBA, GOMA Y POLVO
RICARDO PÉREZ MONTFORT
Editorial Era-CONACULTA-INAH, México, 1999


Ricardo Pérez Montfort, en un diálogo con imágenes preservadas en la Fototeca del INAH, hace una revisión somera de la historia de las drogas en las primeras décadas del siglo XX en México, no sólo para dar fe del tránsito y la imposición de un criterio prohibicionista e intolerante desde la esfera gubernamental, sino también para desentrañar una complicada red de complicidades, corrupciones, temores, presiones, actitudes e intereses en la que la clandestinidad enlaza la producción, el tráfico y el consumo con las autoridades oficiales.
Lejos de lo que podría pensarse, la conciencia social mexicana no siempre vio el asunto de la drogas como un “tabú” o, como lo es hoy en día, un tema tan íntimamente asociado con actitudes prohibicionistas. Los argumentos centrales de la emergente intolerancia gubernamental rara vez reconocieron estos orígenes; más bien se asociaron con principios de “higiene social” o con hipócritas intentos de “evitar la degeneración de la raza”.
La colección Fototeca es el resultado del trabajo conjunto de Ediciones Era y el Instituto Nacional de Antropología e Historia para compartir con sus lectores el excepcional patrimonio fotográfico que se conserva en la Fototeca Nacional del INAH en Pachuca.






MDMA O EL ÉXTASIS QUÍMICO
MARC CAPDEVILA
Los libros de la liebre de marzo, Barcelona, 1995


MDMA o el éxtasis químico es uno de estos pocos libros que consiguen ofrecer una visión global, amena y no partidista sobre el complejo fenómeno del consumo actual de la substancia psicoactiva conocida popularmente por éxtasis. Marc Capdevila, desde su perspectiva de periodista, ha reunido prácticamente toda la información de que se dispone hoy (química, sociológica, psiquiátrica, jurisprudente, histórica, etc.) sobre el tema, y la ofrece en un estilo de alta divulgación. Además de las fuentes bibliográficas que se citan, el autor ha complementado el texto con información extraída de sus entrevistas directas a A. Shulgin, Ch. Grob y otros famosos especialistas mundiales. Por otro lado, ha hecho algo inhabitual: promover el análisis farmacológico de diferentes pastillas de éxtasis adquiridas en el mercado callejero, facilitando una auténtca guía objetiva y despasionada de las substancias que se consumen hoy bajo esta denominación.
El texto central de M. Capdevila está complementado con un prólogo del conocido filósofo y sociólogo Dr. Antonio Escohotado y con un apéndice final de Geri D. Rose Defrese, norteamericana experta en psicoactivos, que incluye una extensa y actualizada bibliografía con más de cien citas científicas sobre el éxtasis o MDMA.






CONFESIONES DE UN OPIÓMANO INGLÉS
THOMAS DE QUINCEY
Fontamara, México, 1998


Las vivencias y las percepciones alucinadas de un hombre atormentado y dotado de una inteligencia y una imaginación prodigiosas se funden en un documento sobrecogedor sobre el universo del delirio que es, al mismo tiempo, una deslumbradora obra maestra literaria de importancia clave en la moderna cultura occidental.
Thomas de Quincey tuvo su primer contacto con la droga en 1804. Parece ser que en un principio recurrió a ella para paliar un fuerte dolor de muelas complicado con un “reuma a la cabeza”. En 1809 se estableció en Grasmere, donde se integró en el círculo literario de los poetas Samuel Taylor Coleridge (también un inveterado opiómano), William Wordsworth y Robert Southey. Para ese entonces consumía intermitentemente la adormidera –a la sazón de uso legal en toda Europa– y ya en 1813 comienza a consumir opio a diario. En ese año se confiesa opiómano.
De Quincey fue un escritor fecundo que publicó casi la totalidad de su obra en revistas y periódicos. Destacan: The last days of Immanuel Kant (Los últimos días de Emmanuel Kant, 1827); Letters to a young man whose education has been neglected (Cartas a un joven cuya educación ha sido descuidada), On the knocking at the gate in Macbeth (Sobre los golpes a la puerta en Macbeth), On suicide (Sobre el suicidio, 1823); Life of Milton (Vida de Milton,1833); On murder considered as one of the fine arts (Sobre el asesinato considerado como una de las bellas artes, publicado en dos partes, en 1827 y en 1839).






¡QUÉ CIENTÍFICA ES LA CIENCIA!
SERGIO DE RÉGULES
Croma-Paidós, México, 2005


La humanidad, con todos sus impresionantes descubrimientos, no tiene la más remota posibilidad de afectar al universo. Aun si nuestro planeta desapareciera por efecto de alguna catástrofe, ni siquiera en el sistema solar se alterarían mucho las cosas: el Sol seguiría brillando y los otros planetas seguirían girando a su alrededor como si nada. La Tierra es muy importante para nosotros, pero para nadie más. Aprender este hecho abrumador nos ha tomado siglos; nuestra especie no nació sabiéndose insignificante. Desde los inicios de la ciencia y por mucho tiempo creímos ser el centro del universo. Ésa fue quizá la primera ocasión en que el Sol se rió de nosotros, pero no sería la última. Nuestro conocimiento del cosmos ha avanzado, sin duda, pero a trompicones. La ciencia no es un conjunto de saberes probadísimos y métodos infalibles; no camina en línea recta, sino dando tumbos, metiéndose en callejones sin salida y empantanándose de vez en cuando. Si en la escuela se limitaron a enseñarnos lo que a los científicos les ha salido bien, sin mencionar cuánto tardaron en que les saliera bien ni lo que les salió mal, aquí se nos muestra una imagen más realista (e infinitamente más divertida) de la ciencia, en particular de la astronomía: como una trama llena de vericuetos y personajes curiosos, rica e intrincada, confusa, asombrosa y desconcertante.






LIBERTAD Y NEUROBIOLOGÍA. REFLEXIONES SOBRE EL LIBRE ALBEDRÍO, EL LENGUJAE Y EL PODER POLÍTICO
JOHN R. SEARLE
Paidós, Barcelona, 2005


Como el propio Searle dice al comienzo de Libre albedrío y neurobiología: “La solución del problema filosófico mente-cuerpo no parece demasiado difícil. Basta rechazar como un error categorial (tal como lo calificaría Ryle) todo lenguaje dualista que contraponga materia y conciencia, lo que permite reconocer que todos nuestros estados mentales están causados por procesos neurobiológicos que tienen lugar en el cerebro, realizándose en él como rasgos suyos de orden superior o sistémico”. Pero el problema del que se ocupa ahora Searle es mucho más duro de roer: cómo conciliar la determinación de los estados mentales por estados neuronales con la “experiencia de libertad”, es decir, con la sensación de no estar ineluctablemente forzados a actuar de tal o cual modo.
En efecto, la experiencia de la libertad viene a ser la conciencia de un intervalo (gap es el término inglés que emplea Searle) en la cadena causal que culmina en nuestros actos voluntarios: las razones que nos “mueven” a actuar no parece que lo hagan de la ineluctable manera como una causa física cualquiera produce su efecto. La noción de causa, al fin y al cabo, incluye la nota de necesidad, y es ya tópico contraponer este concepto al de libertad, [...] por eso la parte del texto dedicada a la problemática del libre albedrío concluye aporéticamente con la frase: “Estoy seguro de que queda aún mucho por decir”.






LAS CINCO MENTES DEL FUTURO. UN ENSAYO EDUCATIVO
HOWARD GARDNER
Paidós, Barcelona, 2005


Afirma Howard Gardner: “Cada una de estas mentes es difícil de lograr, y nadie sabe con exactitud cómo desarrollar una educación que produzca personas disciplinadas, sintetizadoras, creativas, respetuosas y éticas. Creo que la supervivencia de nuestro planeta puede depender del cultivo de estas cinco mentes. Pero también creo firmemente que estas facultades se deberían justificar desde el punto de vista que no fuera instrumental.”
Howard Gardner es profesor de Cognición y Educación de la Harvard Graduate School of Education y director del Project Zero de la Universidad de Harvard. Es un autor reconocido internacionalmente por su teoría de las inteligencias múltiples, así como por sus estudios sobre el desarrollo de la mente, la creatividad y el liderazgo, que han tenido grandes repercusiones en campos tan distintos como la educación, la psicología o el mundo de la empresa. Ha recibido múltiples premios académicos y es autor de más de veinte obras, entre las que se cuentan Inteligencias múltiples, La nueva ciencia de la mente, La educación de la mente y el conocimiento de las disciplinas, Arte, mente y cerebro, La mente no escolarizada, La inteligencia reformulada, Mentes líderes (con E. Laskin), Mentes creativas, Educación artística y desarrollo humano, Buen trabajo, La buena opción y Mentes flexibles, todos ellos igualmente publicados por Paidós.






FILOSOFÍA DE LA EXPERIENCIA Y CIENCIA EXPERIMENTAL
GERARDO HERNÁNDEZ, LUIS MAURICIO RODRÍGUEZ, MANUEL GIL ANTÓN, E. JULIO MUÑOZ MARTÍNEZ, GUY DUVAL
CFE, México, 2003


Los resultados de la ciencia repercuten considerablemente en la vida social del hombre actual; aun los términos y conceptos de las revistas científicas especializadas terminan por incorporarse al lenguaje común y corriente.
Para el inexperto, la ciencia es un ámbito que se distingue por la complejidad y certeza que, en principio, caracterizan sus efectos. Para el científico, en cambio, la ciencia es terreno de incertidumbre, puesto que en la investigación no existe método infalible.
En este sentido, el método experimental representa uno de los pilares más sólidos de la ciencia contemporánea. Las nuevas tecnologías, cada vez más complicadas, abren el campo a innovadoras formas y alcances experimentales y de observación.
¿Cuál es la certeza que nos ofrecen los experimentos, los instrumentos de registro, nuestros propios sentidos? ¿Qué papel desempeña la experiencia en la construcción y validación del conocimiento científico?
El presente libro trata de esclarecer éstas y otras cuestiones. Así, los autores buscarán respuestas a las preguntas que surgen de su propio quehacer científico. Su objetivo: demostrar que la experiencia no es un tema al que convenga restársele importancia, pues posee múltiples aristas de interés tanto para el hombre consagrado a la actividad científica como para el hombre común.




Ir a inicio de: Elementos
Ir al catálogo de portadas