Ir a inicio de: Elementos

Buscar en Elementos:

Elementos No. 45, Vol. 9, Marzo - Mayo, 2002, Página 32
El pueblo de Dios

Descargar versión PDF


En la mitología gitana se cuenta que cuando estaban crucificando a Jesucristo, una gitana robó el cuarto clavo con el que iba a ser sujetado a la cruz, evitándole de esta manera un mayor suplicio. Dios, en agradecimiento por esta acción, los consideró su pueblo favorito. Otra versión de este mismo hecho sostiene que fue un gitano quien forjó los clavos para la crucifixión y por ello su penitencia es andar errantes. Ser errantes y considerarse como los favoritos de Dios, son dos premisas muy claras en este pueblo. Sus orígenes se remotan al norte de la India, se desconoce lo que los motivó a emprender un viaje eterno que aún no acaba. El norte de Asia y África, Europa Central y más tarde Europa Occidental, fueron las escalas en donde enriquecieron su cultura. El mismo nombre de gitanos, como comúnmente se les conoce en los países de habla hispana, se originó durante esas migraciones, pues al arribar a la península ibérica a través de Egipto, los españoles les llamaron primero egiptanos y más tarde gitanos. Las guerras, el racismo, la discriminación, el exterminio fueron algunas de las causas que los obligaron a abandonar Europa en busca de nuevos países refugio. México les ofreció un espacio de sobrevivencia y la posibilidad de continuar siendo la gente del viaje. Descubrirlos me permitió explorar el México que ellos dicen conocer mejor que el mapa y descubrirme también como gente del viaje.

El Pueblo de Dios es un proyecto que se inició en 1994 con una beca de Jóvenes Creadores (fonca) y ha sido apoyado en dos ocasiones por el Programa de Fomento a Proyectos y Coinversiones Culturales (fonca). Hasta el momento he trabajado en México, primera etapa de este gran proyeto. La Gente del Viaje (1998) y La Lumea de Noi; memorias de los ludar de México (2001) son dos pequeñas publicaciones producto de esta primer etapa.



Ir a inicio de: Elementos
Ir al catálogo de portadas