Ir a inicio de: Elementos

Buscar en Elementos:

Elementos No. 42, Vol. 8, Junio - Agosto, 2001, Página 5
Historia de las ceras anatómicas de Cagliari en Cerdeña

Alessandro Riva
Attilio Baghino                 Descargar versión PDF


Los modelos fueron adquiridos por el virrey Carlo Felice (1765-1831), hermano menor del rey Vittorio Emanuele I (1759-1824), durante su regencia en Cerdeña (Scaraffa, 1987) donde aún hoy es recordado como un príncipe iluminado, hecho bastante curioso ya que en Torino, en cambio, era denominado Carlo Feroce (Carlos el Feroz) por la dureza con que había reprimido el movimiento liberal de 1821. Fue el propio Carlo Felice quien no sólo concedió al joven anatomista Francesco Antonio Boi (1767-1855) la oportunidad de hacer un recorrido por las más importantes escuelas de anatomía de la época, sino también quien financió su prolongada estancia en Florencia y la adquisición de los modelos en cera del artista florentino Clemente Susini (1754-1814).



Francesco Antonio Boi nació en el seno de una familia de campesinos en la pequeña villa de Olzai en la región central de Cerdeña. Demostró desde pequeño una viva inteligencia; según la costumbre de la época fue inducido a los estudios religiosos, pero a la edad de 18 años dejó la vida eclesiástica y marchó a Cagliari donde emprendió los estudios de medicina, obteniendo el grado de médico en el año de 1795. Pronto adquirió una sólida reputación, tanto que en 1799 (Sorgia, 1986) fue llamado a cubrir la cátedra de Anatomía Humana que, si bien había sido fundada desde 1764, estuvo a cargo de profesores de otras disciplinas. Inicia así una carrera académica y profesional de gran éxito,y en el año de 1818 fue nominado por el rey Archiatra del regno della Sardegna (Arquíatra del reino de Cerdeña), título equiparable actualmente al de ministro de Salud. La fecha de su muerte es incierta: según algunos documentos descubiertos en el año de 1995 por Ignazio Lai (Lai, 1995, datos no publicados), Boi murió en el año de 1855 y no en el 1850 o en el 1860 como se pensaba anteriormente. En el año de 1801, Francesco Antonio Boi obtuvo de Carlo Felice el apoyo financiero para realizar una estancia sabática en la península italiana a fin de profundizar en su conocimiento de la anatomía. Boi se dirigió antes que todo a Pavía cuya cátedra de Anatomía era entonces ocupada por el profesor Antonio Scarpa (1752-1832), el más célebre anatomista italiano de la época. Después Boi viajó a Pisa y Florencia donde, si bien no existía una universidad, los estudios anatómicos habían florecido notablemente en el Arcispedale di Santa Maria Nova, (Hospital Principal de Santa María la Nueva) bajo la dirección de Paolo Mascagni (1755-1816), el gran anatomista amigo de Felice Fontana (1730-1805), fundador y director del Museo de Cera de La Specola. A su arribo a Florencia, Antonio Boi frecuentó la Escuela de Mascagni donde, estimulado por los cuantiosos conocimientos que adquiría, decidió quedarse por cuatro años, hasta 1805. Es gracias a su estancia en Florencia que debemos la colección de ceras de Cagliari. De hecho, fue por orden expresa de Carlo Felice que Boi comisionó a Clemente Susini la fabricación de los modelos anatómicos. De acuerdo con Pietro Meloni Satta (1892), Francesco Antonio Boi realizó personalmente las disecciones que fueron reproducidas en cera por Susini. Las ceras costaron 14,800 liras (Cara, 1872), cantidad sustancial si se piensa que, como jefe modelador del Museo de La Specola, Susini obtenía apenas 1,440 liras al año (Castaldi, 1947). Los modelos de Susini formaron parte del Museo de Antigüedades e Historia Natural -fundado por Carlo Felice- hasta el año de 1858, cuando fueron transferidos a la Universidad de Cagliari y puestos bajo la responsabilidad del profesor de anatomía. En el año de 1963, Luigi Cattaneo obtuvo del entonces rector Giuseppe Peretti permiso de separar las ceras de otros especímenes y exhibirlas en una sala del Instituto de Anatomía. En 1991 Alessando Riva, que para entonces había sido nombrado curador de la colección, transfirió las ceras, gracias al apoyo del entonces rector Duilio Casula, a la sala pentagonal de la Ciudadela de los Museos de la plaza del Arsenal, donde se encuentran hoy en exhibición permanente. Texto tomado del catálogo Le cere anatomiche di Clemente Susini dell'Università di Cagliari, Università degli Studi di Cagliari, 1999.

Texto tomado del catálogo Le cere anatomiche di Clemente
Susini dell’Università di Cagliari, Università degli Studi di
Cagliari, 1999. Traducción de Enrique Soto.



Ir a inicio de: Elementos
Ir al catálogo de portadas